×
×

Caldo de Salchicha y de Tronquito

Carmita Rincón Típico

Español

“Poner lo mejor y suficiente”, es el lema de Edgar Cañar Vargas, propietario de la hueca Carmita Rincón Típico, que lleva el nombre de su abuela paterna Carmen Iza Arcos, creadora de la receta de su tradicional caldo de salchicha.

Esta hueca está ubicada en el km 6.5 de la vía a Daule, y tiene más de 30 años historia. Su plato estrella es el caldo de salchicha que se vende por $2.50, pero ahí también se puede disfrutar de otras delicias típicas como: secos por $3, bollos por $2, fritada por $4 y yapingacho por $4.


Arturito, el descanso de los amigos

Español

Luis Guamán inició con la venta de caldo de salchicha en 1970 en una charola a un costo de 2 sucres. Diez años después adecuó su propio local en Manuel Villaviencio #904 y Francisco de Marcos.

La elaboración de su platillo estrella empieza  a las 03h00 de la mañana, para que a las 07h00 ya esté listo para atender a sus clientes hasta las 13h00.

El negocio es atendido por Guamán, oriundo  de Cañar con el apoyo de sus hijos. 


El Campeón

Español

El caldo de tronquito es uno de los platos más excéntricos de nuestra gastronomía. Los testículos de toro son el ingrediente principal, y Gustavo Morales supo sacar provecho de la popularidad de este alimento.

Tras recibir de un médico la recomendación de alimentarse con caldo de tronquito, Morales vio en este plato propiedades medicinales, y ese impulso lo llevó a poner su negocio hace 45 años, y en la actualidad es uno de los sitios tradicionales que los guayaquileños y extranjeros visitan a diario.


Llulán

Español

Llulán lleva más de 65 años en el mismo barrio, en la calle Hurtado entre Machala y Antepara, sirviendo el tradicional caldo de salchicha. La propietaria actual es doña Bélgica Hojas, quien junto a sus colaboradores prepara diariamente este exquisito plato.

El trabajo en este local comienza muy temprano con la elaboración del relleno de arroz para la deliciosa salchicha que se sirve también con vísceras que son del gusto de los clientes. Cada producto es cuidadosamente seleccionado, todo debe estar fresco y nada queda para el día siguiente.