×
×

Iglesia de la Victoria Nuestra Señora del Carmen (Patrimonial)

Historia

Los primeros antecedentes de esta iglesia se remontan al siglo XIX, año de 1835, cuando era apenas una pequeña capilla de caña y bijao. Ya oficialmente con pruebas que lleven a un indicio cierto, se detalla que en 1887, los planos de la ciudad muestran a esta iglesia, situada en la avenida Quito entre Aduana (hoy calle Clemente Ballén) y Municipalidad (calle 10 de Agosto).


La iglesia de nuestra Señora del Carmen fue construida inicialmente de madera, en virtud de la iniciativa del canónigo Nicanor Corral, miembro del Cabildo Diocesano de la Iglesia Catedral.  El Cabildo guayaquileño, en sesión del 21 de diciembre de 1888,  conoció el informe favorable sobre la solicitud presentada por los señores canónigos.

Corral Santistevan y Marriot, el 1 de julio de 1888, pidiendo un terreno en la Plaza de La Victoria, para levantar un templo. En 1934 se da comienzo a la construcción, por la iniciativa del sacerdote Carlos María de la Torre, quien luego alcanzara el título de Cardenal. El  diseño arquitectónico corresponde al arquitecto Paolo Russo;  la construcción, al arquitecto Luigi Fratta; y los bajorrelieves, al artista italiano radicado en Guayaquil, Emilio Soro.


Para 1930,  la historia de la Iglesia tomaría un nuevo rumbo, cuando  un 5 de mayo de 1934,  por disposición del VII obispo de Guayaquil, Carlos María de la Torre Nieto, se entregó la parroquia a los sacerdotes Carmelitas Descalzos, quienes para rendir tributo a su patrona, cambiaron su denominación por parroquia “Nuestra Señora del Carmen”.


En 1935, se colocó la primera piedra del templo, cuya construcción pertenece al arquitecto Paolo Russo. Luego de seis años, en 1941 se hizo el acto de bendición de la fachada y sus dos torres, que un año después, el miércoles 13 de Mayo de 1942, se vieron afectadas con el terremoto de 7,7 grados de  Richter que soportó la ciudad.


Atractivos

 Si el visitante avanza por la nave central tendrá la sensación  tradicional de las iglesias europeas de la Edad Media, cuyas edificaciones  tenían  una planta arquitectónica que evocaba  el cuerpo del crucificado, de manera que el altar correspondía  a la cabeza -ya que es en la mente en la cual se realiza el misterio de la vida consciente-, el ábside correspondía al corazón y era el sitio más iluminado del edificio,  por la luz natural que descendía desde las ventanas superiores y que podría asimilarse a la luz del amor.


Al caminar un poco más, es inevitable apreciar el ábside circular ubicado en la parte superior de la Victoria, en el que  se  observan las figuras simbólicas de los cuatro evangelistas: San Mateo acompañado del ángel, representando el Saber; San Lucas acompañado del toro, como una alegoría de la Voluntad, (del insistir en un propósito, tal como el toro rumiando largamente su alimento); a continuación se destaca la figura de San Marcos acompañado del león, símbolo del Osar; y finalmente, a San Juan acompañado del águila, como símbolo del Callar o de la auto realización. Un poco más adelante, las tres gradas que conducen al altar recuerdan las tres virtudes teologales de la Fe, la Esperanza y la Caridad.

 

Dirección: 
Avenida Quito y Calle 10 de Agosto
Parroquia: 
9 de Octubre
Horario: 
Lunes a sábados a las 07h00 y 18h30. Domingos a las 07h00, 08h30, 10h00 y18h30.
Galería de fotos: 
Interior de la Iglesia (José Dimitrakis)
Interior de la Iglesia (José Dimitrakis)
Bóveda con alegoría de la Virgen y los Santos (José Dimitrakis)
Cúpula de la Iglesia  (Felipe Cucalón)
Fachada de la Iglesia (Cortesía Vistazo)
Fachada de la Iglesia (Cortesía Vistazo)